jueves, 6 de mayo de 2010

Cíclope





Un cíclope perdido
llora desde el cielo
cuando el mediodía se acerca
llenando de fiestas las terrazas.
Llora el cíclope. Su único ojo
arranca trenzas a la noche,
pega botones rojos a la luna
y amasa pájaros de sal
con sus enormes manos.

Su melancolía construirá la tarde
de un violeta profundo,
de un severo contraste
entre su carne cuadrada
y su redondo ojo.
Los invisibles buitres de la luna
esperan que muera de tristeza
para alimentarse de la piedra verde
que guarda el centro de su estómago:
esmeralda caliente; pan de los ríos;
altura del cielo y del agua
que en la noche
beberán las muchachas moribundas
con expresión de placer
y de agonía.


Gocho Versolari
Publicar un comentario