jueves, 6 de mayo de 2010

Fantasma

















Viniste al atardecer
y no sé si te fuiste,
descalza en la áspera calle,
desnuda en mis sueños,
cayendo de peñascos
y armándote una y otra vez
en los repliegues del aire de mi sala.

Entonces bailamos.
Fantasma de mis horas
de mis huesos,
de mis sinsabores,
de mis bocas plenas de dulzor,
de amargura,
de llanto y de noches
Afuera
la ciudad con sus luces.
Adentro
en mi vestíbulo
me hablas de aguaceros,
de mariposas quietas
de silencios. Desapareces
y no sé si te has ido
o eres el sueño de la marquesina
que ilumina el alféizar
veinte minutos antes de la noche

Gocho Versolari
Publicar un comentario