miércoles, 24 de abril de 2013

Melancolía del Canto de la Nave de los Locos






Canta la nave de los locos
Canta ella y no sus tripulantes.
Canta el velamen, el casco, la arboladura
mientras marineros despintados
levantan los cabos, izan el cabestrante
y enderezan el rumbo
y enderezan el rumbo sin saber
si navegan un río, un mar, un lago,
un embalse, un arroyo o el charco
donde alguna vez botara
los barcos de la infancia.

"Deja que la nave cante"
me decías mientras acariciabas mi pecho
y trepabas por mi arboladura
con tus suaves pies cansados
de transitar los cielos
"Deja que cante la nave,
que sus notas resbalen como pájaros
a través de la andanada de soles
que guardan sus gargantas"

Hoy el tiempo y su ácido
ha disuelto las paredes del olvido
y escucho aún el canto de la nave
y la veo a lo lejos
 atravesar los buitres de noviembre
y perderse
en los espesos pastizales del recuerdo.


GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario