miércoles, 29 de mayo de 2013

Fiesta de Brasil





Samba, maracas, garotas
bailando desenfrenadas mientras la vieja luna
suelta su lenta cabellera
 en las sendas del patio.

Un paisaje del Brasil 
ruidoso, caliente
mientras el niño se duerme en el patio. La madre
apronta el mosquitero
y la paz surge de las cosas, de las aguas,
de tus ojos que cuelgan del portal,
de tus pasos descalzos
percibiendo sin ver y sin oír 
 la música estruendosa
con sombras de sombras de ruidos y de ritmos
y la calma de la noche llega a las lejanías
y a los sueños
y al suspiro de la madre
y a ese leve toque de desesperanza
del que murmura
que mañana será otro día
y otro sol
y otra vida.
Y ahora el viento rueda en los mogotes
y las ballenas desovan en mi cráneo.
La paz es una enorme animal
que deriva azules sendas
 y sumerge a los insectos en un sueño verde.

Nadie escucha los atronadores ritmos.
Nadie ve las caderas morenas girando en el aire
Nadie recibe los sonidos
 como enhiestas dagas 
Sólo yo me sumerjo en la fiesta
que apenas retumba en el sueño 
de las silentes y sedosas 
bestias de la madrugada.


GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario