viernes, 17 de mayo de 2013

Tarde de Lluvia




En una tarde de lluvia
el dormitorio se llena de animales blandos
que flotan y a veces se abalanzan
con dientes de algodón sobre los muebles.
Luego la institutriz gimoteará
al ver las leves cicatrices en el cedro
la tenue línea que recorre la mara.
Ahora
El silencio de las gotas que se precipitan
atraviesa   tu mirada
que rueda en la húmeda penumbra
aniquiladora de soles.
No hay en este instante
ni debajo de la cama
ni perdida en el último rincón del closet
una mota de brillante polvo
 que en nuestras palmas temblorosas
nos muestre un día de sol, un cielo azul,
un galopar del aire en la suavidad de tus orejas
Sólo llueve y el silencio zumba
como mosca fantasma que se precipita
soñando que devora las estrellas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario