sábado, 8 de junio de 2013

La Novia









La rueca del tiempo se encarga
de hilar el vestido de la novia
ahora, desnuda y solitaria
María Eugenia Caseiro



La novia

saldrá desnuda a los campos.


Sus altos tacones,

se enredarán en las raíces de los árboles;

sus largos cabellos

se elevarán como brazos

al cielo de la noche.

La luna,

viejo estanque,

vomitará depósitos de bruma,

archivos de nostalgia.


La novia,

vestida con las hebras de la luna,

correrá con sus hijos no nacidos

mordiéndole las nalgas,

bebiendo sus caderas.

Su hueso sacro

se macerará entre estrellas de mar,

muertos colágenos

y enormes y latentes arañas.



Se detendrá la novia

junto al árbol del centro de la noche.


Se quitará los zapatos de tacón:

sus pies morderán la tierra,

las raíces

las hebras sin nombre de los pinos

y su grito

ascenderá desde la tierra:

entrañas adentro del silicio;

nadará en su vejiga

y envolverá la noche

en un manto de aullidos y de notas,

de hebras y de lunas,

de colchas y de aceros.


Ahora

la novia desnuda se tiende

en el ara de la tierra

El amanecer ,

sacerdote ataviado con rosada tiara,

acerca a su vientre

un brillante cuchillo de madera.


Pájaros ancianos

mueren en la lejanía.


GOCHO VERSOLARI

Ilustración: La Casa dil Amore - Carlo Carra
Publicar un comentario