martes, 4 de junio de 2013

Nocturno 2.





Dorado el día
se marcha silencioso hacia quién sabe dónde; el niño dice que cae en una fosa donde lo  peinan, lo arreglan y lo convierten en agua para que marche lento por debajo de nuestras camas durante la  noche

Plateada la luna
llega sobre el lago
donde una embarazada desnuda flota con los ojos abiertos en las estrellas y el vientre del silencio le arroja pájaros pequeños, tan pequeños que apenas caben debajo de sus uñas

Estruendosa la aurora
se prepara en la boca de la noche
esperando el éxtasis del vómito
y acallados los grillos y las cigarras se tienden dorados y negros en el lecho de la lenta hierba donde los caracoles marcaran senderos plateados y las amebas formaran una red marrón para sostener los platelmintos del día.

Todo se guarda en el nocturno instante
donde los senderos del cielo y de la tierra
reciben  las estrellas que caen
y las regresan
al cielo más allá del cielo.
a la vida más allá de la vida
y a tus ojos de ahora
que acarician mis manos y las hunden
en la esponjosa carne de la noche.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Sol Poniente - Tarsila Do Amaral
Publicar un comentario