viernes, 7 de junio de 2013

Notas Sueltas sobre el Dolor





Escribir sobre el dolor
me convierte en la serpiente de los versos
y desde hace un tiempo enorme como las estrellas
me arrastro entre ellos, clamo, grito,
pero mi vientre continúa clavado a la tierra
sabiendo que alguna vez los cielos brillarán
y soplará la brisa en el caer de la tarde
Escribir sobre el dolor
hace que recorra diariamente
el silencio sin cuerpo de los muertos
y las lunas heladas de los cementerios
que crecen como lagunas repletas
de cadáveres de muchachas
que desde el nacimiento miran los puentes con expresiones golosas
para arrojarse a las piedras que asoman;
que las reclaman con gargantas agudas.
"Me ha encontrado la muerte en la mitad de la vida
pero el dolor no es la muerte
me dices con tus labios de colágeno mientras a lo lejos
suenan los sones de la fiesta
y el río llega a los pies de los bailarines y los cubre
con un espíritu protector y filicida,
con el alma de cronos que aún no espera
el levantamiento de sus hijos.
“...pero el dolor no es la muerte
repites acariciando tu vientre de siete meses,
perverso como los espejos que reproducen los rostros;
tu vientre reproduce la vida
y en poco tiempo un gemido, un llanto arrastrará las copas de la tarde
y los asirios sonreirán desde atrás de los tiempos
mientras cortan los azules y preñados vientres
de mujeres hebreas.
“Recuerda que el dolor no es la muerte
repites otra vez
mientras miras la tarde
que cae como un sarpullido,
esperando que detrás de alguna curva
emerjan las luces de una ciudad eterna
y el guardia te deje atravesar la puerta
donde la ley brilla con un resplandor azul,
pero el dolor sigue inexorable,
 bestia de sangre fría, dragón del viento, corazón de serpiente
Lo abrazo.
Sé que alguna parte de su vientre brillas
en listas sin anchura ni altura, sin llantos ni ternuras,
Entonces te abrazo mientras cantas esa tonada
para dormirte, y sueltas tus cabellos
y te prendes de mis brazos
que ya amenazan
con disolverse, como todas las noches
bajo el suave gruñir de las estrellas 

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario