viernes, 7 de junio de 2013

Variaciones acerca del Choque de tus Ojos contra el fin del Mundo Conocido






Cuando tus ojos chocaron contra el celeste fin de los mundos conocidos
se produjo la hecatombe
de la que no se enteraría el gato que seguiría lavando su rostro
mudo como el entorno,
como el espejo azul que reflejara los sicomoros,
como la paloma que sostuviera el severo trago del día
en el que un alcohol quemante y pálido recorriera su esófago
y regurgitara luz hasta eso de las siete

Fue entonces que tus ojos chocaron con el fin
y el principio,
y la mitad de los sueños que se aventaron desde la ventana,
que se defenestraran a sí mismos
mientras desde el pasado los garrotes de los ogros hablaban como gusanos parlanchines
y se liberaban 
y se aglutinaban
 contra las rosas de la melancolía.

Ahora sostienes tu mirada
con ambas manos
mientras una mosca revolotea en los alveolos de tu piel
y pule las aristas de las estrellas
hasta convertirlas en perfectas esferas que rodarán y rodarán
mientras los amantes se unen allá abajo
en el recodo del río y la luna
se esconde y se apretuja en los sueños del buitre
que contiene todo;
el que sostiene blandamente el universo.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración:  Basking_in_the_moonglow_by_radthorne
Publicar un comentario