sábado, 6 de julio de 2013

Hay un Poema que Empuja desde Abajo.





Hay un poema que empuja desde abajo,
desde lo más profundo,
que se precipita por los abismos de mi cuerpo, sube a las cumbres y vuelve a caer como una centella fría, como un caballo de luz como una exhalación de pan.
Hay un poema que empuja desde abajo
con sus pequeñas y silentes manos,
que trae los olores de las mañanas, el roce de los pinos, el aroma de los limoneros
Abres la puerta del amanecer
y me sirves el café pequeño,
aquel que te reclamo sin azúcar, sin silencios,
el café hablado
sobre el eterno piso de baldosas;

Hay un poema que empuja desde abajo,
que se ata una cuerda en su cuello sutil
y se desploma y se desploma
una vez y otra
hasta que los abismos se abren como bocas
debajo de su pequeño cuerpo
y alterna mariposas con carnes putrefactas
buitres con palomas
silencios con estrépitos
y el perfume con su desnuda forma

que se precipita y se descuelga
 desde la luna llena.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario