lunes, 8 de julio de 2013

Lluvia de gatos





Los gatos se precipitan desde el cielo
como una lluvia fina y súbita
de gatos
de gatos
y ríes y bailas mientras los felinos
se estrellan en los peldaños
y en los techos de los automóviles
y en la calva del vecino de abajo
sobre la que se reflejan las luces de la noche;
y los primero brillos de la aurora.
Ahora el crepúsculo es un estruendo de gatos
que no dejan de maullar mientras se estrellan
sobre el alféizar
sobre el pomo de la puerta de servicio
en los rellanos de las escaleras,
y en los techos de los refrigeradores
Al caer
se levantan en sus cuatros patas
y se marchan alegres
siguiendo el olor a pescado
que llega del lejano mar
donde los marineros de un buque mercante
arrojan al agua las centollas que pescaran en la tarde
Persigues a los gatos. Descalza
trepas a la cuarta nube
que en el atardecer ha descendido
con una vocación oscura
para acosar a los felinos que guardaras en tu vientre;
para reclamar alguna de sus vidas
o de sus muertes;
para que con el vapor amarillo de sus ojos
asome de una vez la luna
y se persigne a ver tu desnudez y tu locura
en los senderos azules de la noche.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario