jueves, 4 de julio de 2013

Variaciones sobre el Cementerio del Sur





He soñado con pájaros - dijiste coqueta, mientras las rosas forjaban sus rojos  festivales de verano.
He soñado con pájaros negros, lustrosos,
quizá con cuervos, cormoranes
que volarán alrededor de mi cortejo
por la calle de abajo,
por la calle de arriba.

 
El cementerio del sur colgaba de una nube
y los cadáveres pendían del azur,
como   guirnaldas inocentes
del tamaño de un hombre.
Y tú danzabas,

danzabas
con los brazos en jarras. Tus pies desnudos
 como corderos blancos.

...y danzabas
con los ojos anclados en el cielo

mientras tus pies enloquecidos 
mezclaban con la tierra
los primeros reflejos de la aurora.


De nada valieron las palabras de amor que hice rodar cerca de tus plantas; que te lamieron los muslos como perros pequeños.
De nada valieron las miradas y los suspiros torrenciales que deposité en tus manos y que parecían llegar de los viejos arreboles.
De nada valieron las promesas del fuego en la chimenea y de nuestros hijos futuros jugando en la hierba del frente de la casa, mientras los conjurados monstruos  se alejaban al norte para no regresar.


Ahora,
el cementerio del sur gravita sobre tu peinado
y lo llenan rojas estrellas

que   atrancan   las tráqueas de los muertos;
y tú sigues bailando,
mientras  la luz y sus campanas
arrojan oximorones vibrantes sobre el lago
y la luna se aquieta, se licúa;
se hace niña en tus pies
y en tus pestañas.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: interaction_by_fotobyvarvar
 
Publicar un comentario