domingo, 4 de agosto de 2013

Arrastrarán sus bueyes las estrellas





Lenta,
Azul;
la tarde se derrumba en tus hombros pequeños


Los rezagos del día se deslizan despacio como tus pies desnudos al resbalar en la ladera verde, en el rocío del crepúsculo, en las mariposas que la noche macera en el agua impalpable del río seco.

Tendida,
la fronda
se desnuda en la alberca
Las copas de los árboles 

tallan la imagen  de un cadáver

Entonces te pierdes en la noche. En los remolinos negros y silentes. En las fiestas instantáneas, inmóviles que las luciérnagas forjan en el aire, en los gritos de los árboles cuando los hombres los abrazan, en los insectos verdes que te sirven de alimento al buscarte en  la hierba que agoniza.

La luna canta
a voz en cuello.
Antes de la aurora,
arrastrarán sus bueyes las estrellas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario