sábado, 10 de agosto de 2013

El vientre de los pájaros

Las tormentas surgen
del vientre de los pájaros
donde un botón de luz genera rayos, truenos:
la mirada y la voz de alguien que se oculta
más allá de la luna.
Entonces emergen las estrellas,
lentamente,
para precipitarse luego
sobre las plantas de tus pies
que corren en la noche alejándose, alejándote del silencio, elevándose, elevándote como una cúpula, como una catedral para luego abalanzarse, abalanzarte sobre tus cabellos rojos, donde enredará plumas y cielos y dolores sutiles como agujas.
Es por eso
que en ciertos vuelos los pájaros elevan una de sus patas
y exhiben sus vientres redondos,
agudos,
brillantes como tus ojos y tus labios
cuando llega la madrugada insomne
y escapan de tu boca los insectos tenues
que acumularas en el ombligo de la noche.
Ahora llueve. Los relámpagos
estallan y se esconden en tus uñas
y ríes
y ríes
en medio del dolor que se derrama como un vientre
desde la luna nueva.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario