jueves, 1 de agosto de 2013

Gorjean y se hielan las estrellas




Evoco una playa lejana
a la que llega el espectro de tu espectro
y lloro por no reconocer tu forma, tus manos, tu silencio que me emborrachaba de mutismo.
En la playa fantasmal la marea trepa a las constelaciones
y añoro tu primer fantasma,
aquel que conservara tus jugos, tu inicial tibieza,
la forma y el susurro de tus pies desnudos
que llegaban a desnudarme, a tomarme de la mano
y ofrecían llevarme al mundo de los muertos.
El amanecer viudo se interna en el desierto del día
y la brisa trae cuerpos de ahorcados
que se forman en la niebla. La mañana
busca inútilmente convertirse en cuadrado
y de ti sólo  quedan tus huellas
en la lejana playa fantasmal
donde una misteriosa marea te traga diariamente
y llena tu cuerpo de pájaros y duendes.

Los redondos días me conducen
al imperio de las últimas nubes
donde aún me espera la sombra de tu sombra,
la penumbra azul de tu presencia
y tu lengua pendiendo de la noche

Ahora
gorjean y se hielan las estrellas.

GOCHO VERSOLARI


Ilustración: El Espectro y el Fantasma - Dalí
Publicar un comentario