domingo, 6 de octubre de 2013

Moneda Púnica






Tengo ahora 70 soles peruanos.
Cojo la penúltima moneda, la que suena
69 veces púnicas.
Y he aquí, al finalizar su rol,
quemase toda y arde llameante,
                                              llameante,
redonda entre mis tímpanos alucinados. ...


César Vallejo - Trilce   XLVIII  (Fragmento)


1


La moneda púnica
cinco veces púnica de Vallejo
se hunde en la ancianía
bajo la tapa del crepúsculo
en el ojo del amo,
del déspota
que se mantiene siempre el mismo
debajo de las formas.

La moneda púnica
va y viene,
salta y rueda,
grita,
susurra
y se pierde finalmente
en los recodos del sueño en que la luz
es un murmullo leve

Hay sombras soñadoras
que muerden estatuas en la luna



La moneda púnica de Vallejo
sigue rodando a lo largo de los años
y no llega todavía
 a esta tarde que no conoce
el "París con aguacero"

La moneda púnica de Vallejo
ha saltado el tiempo y se ha instalado detrás de tus ojos.
Solamente puedo verla con la luz del crepúsculo, cuando el brillo se desliza latiendo por el canto
y rebota en las uñas del gato
y en el vientre del viejo de arriba que en las tardes
se dedica a mirar a las muchachas
mientras hunden sus pies en el lago
y para quienes la moneda púnica se encuentra en el limbo de la riqueza
o simplemente 
es un brillo,   un sueño,  un fetiche derramado por los siglos
que se encarna en tus pisadas,
en el gato somnoliento
en la luna tendida como un niño
junto al bosque y a las luces de la noche.

Súbete a la moneda. Haré que ruede incansable
por mares y silencios.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario