miércoles, 19 de marzo de 2014

He Visto tu Vejez.



He visto tu vejez levantarse como una gaviota
con bordes y plumas de nube la he visto
 avanzar lentamente
entre alabardas y truenos.
Qué caída lenta la del cielo
 de las cuatro en punto, cuando la aurora
era un sueño tenue de los gallos
hendido de madrugadas cenicientas. Que caída
la de la luna que se tiende sobre los cerrojos de las casas,
sobre el azul silencio de las calles,
sobre el muelle celeste por el que caminaras descalza
cuando tu juventud rondaba  las veredas como un cálido animal
y las flores de seibo enrojecían el continente.
Hoy he visto tu vejez,
cormorán azul pálido hender las miradas del día
y perderse en la bruma azul del crepúsculo,
cuando índigos santos salen a saludar
desde el reloj de la alcaidía.
Espérame descalza en la cuarta torre del silencio
Te llevaré el amor de los árboles, aquellos
que se dedicaron a soñar cuando escapabas
de los añosos huracanes
 que olvidaran soplar.


Ahora
se trasmuta la luna
y sueña con tu piel y tus latidos.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario