domingo, 6 de abril de 2014

El Reclamo del Ratón Cañaña - Nueva entrega de LA AGONÍA DEL UNICORNIO - Revista Arena y Cal

En nuestro lenguaje no hay una palabra equivalente a homicidio. No concebimos la muerte individual. Quien mata a uno de nosotros, mata a todos. 



Revista ARENA Y CAL presenta

El Reclamo del Ratón Cañaña 



(Capítulo 16 de LA AGONÍA DEL UNICORNIO)



...Mientras el carillón seguía sonando, el galeno pasó a otro cuarto y se inclinó sobre un juego de abalorios que colgaba en una de las paredes de la biblioteca. Moviéndose con gracia sobre un cuenco, los adornos convocaron a un espíritu acuático y preternatural que residía en el agua. Era un ser diáfano, gordo, que se movía con dificultad. Al pretender escapar de la escudilla, resbalaba y volvía a caer una y otra vez en el interior. El cuerpo desnudo, pequeño y trasparente, podía mostrar al visitante. El dueño de casa vio una delegación de obesos ratones que llegaban a entrevistarlo. El halo de color rojo que emanaba de los cuerpos, indicaba ansiedad y preocupación.

Lea el resto del cuento aquí:

El Reclamo del Ratón Cañaña


Publicar un comentario