sábado, 17 de mayo de 2014

Amebas


Alguien me ha dicho que somos como las amebas
y no lo sabemos;
que para reproducirnos
primero debemos desgarrarnos
suavemente
claramente.
Dejar los hilados sobre la piel
y los trozos de sangre coagulada
en el entrecejo de un dios.
Alguien me ha dicho que somos como las amebas
cuando en los atardeceres
las nubes corretean leves como plumones
y la sal de las estrellas
cae  sobre nuestros hijos que somos nosotros
y nosotros
en el goce sin fin de los silencios.


GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario