jueves, 24 de julio de 2014

Pendones del Dolor





Tierno tendedero donde cuelgas los pendones del dolor.
En las mañanas,
los vecinos desfilan para ver los paños con estrellas grises,
con gritos y con dientes dispuestos a morder
si alguien los acaricia. 
Tierno tendedero dispuesto a recibir tus penas
como si fueran perlas de carne palpitante
que recitaran monocordes los diálogos antiguos;
reproches contenidos 
en los monederos de tu indignidad. 
Luego llegarán los niños de la tarde
y pedirán colgarse de los ganchos para que las estrellas los descubran
y los lleven
y los lleven
Cuando seamos grandes sufriremos como la tía Tita
dirán a quién le pregunte, ansiosos
de sumirse en la corriente del dolor ;
la que fluye por encima de la atmósfera;
la que usa parasoles para evitar los grandes mediodías,
los sentimientos triunfales de la doce
las seducciones de las lunas
en los senderos de abril,
y el amor que a veces estalla 
y explota
y estalla y se lleva las cortezas y arrastra las resacas
y hace temblar las tierras y las carnes,
los troncos y la hulla...

...muere un cuervo
y los graznidos se van corriente abajo
con los huesos de un niño.

GOCHO VERSOLARI
















miércoles, 23 de julio de 2014

¡Deja que salga la Bestia!



Dejemos salir un pedazo de la bestia
tenue y licuado como la luna que nunca fue  sólida
Dejémoslo salir aunque nos amenace con la presión de tres milenios
y diga que si abrimos las compuertas
un abanico de albaricoques nos estampará las muelas 
y quedará plasmado en los basaltos de las generaciones
que nunca debieron resucitar
y resucitar
y pedirnos que liberemos una pezuña del colosal salvaje lleno de moho
que llevamos dentro
un poco más abajo del ombligo, aunque para muchos
se encuentre en el lóbulo frontal
o en el corazón arracimado y arrugado como u na pasa
Llegas descalza por el muelle del crepúsculo
aunque aquí no haya mar, pero tus pies
caminan por las nubes brillantes de las siete
y me pides que libere la bestia, que la deje
asomar un trozo de cuerno retorcido 
para que la luna lo transforme en cuervo o en paloma,
en mariposa o en sapo, 
en reptil o somorujo. 
La bestia, 
la mía
no la de otros, 
la que porto desde mi nacimiento,
fluye como un arroyo mientras los gusanos del amanecer
se precipitan gozosos, 
recién nacidos
sobre la carne de los días.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: lrsHessingValjean - CreationStory

Construyendo Fantasmales Sexos





Construyamos los sexos fantasmales
uno a uno
dos a dos
según el órgano que corresponda levantar
en la loca arquitectura de tu órgano,
de aquel que se maneja con los pies y las manos
para estampar notas en los crepúsculos
cuando el pobre bebe su sopa y dice 
mañana Dios proveerá
y luego no provee y la esperanza
crece como una cuchara de armiño
y alcanza hasta pasado, cuando
levantemos guirnaldas en los callejones
y debajo de las sábanas se acabe el hambre
y el sexo remonte
 las osamentas de las estrellas
y te acerques descalza hacia mi ombligo,
dejando la huella del azul en mi vientre de abajo,
(ese no,
el de más abajo)
en mis enhiestas calderas , 
en mis vesubios que cuelgan de los sueños. (Viva la locura 
lalo
cu
rararara)
que rimará con cuchara alguna vez
cuando a los sapos
les crezcan largas cabelleras
y tus pies se revuelquen en fangales de añil
y sigamos construyendo los gélidos y espectrales genitales
con la arcilla tenue que recogemos del alma
mientras el alba navega por nuestras sangres, 
los plurales navíos
y lustrales recuerdos nos acerquen el tenedor infecto a la boca de la muerte.
Ahora
pende el color desierto
del tenaz, sedoso y animal 
tejido de la luna. 

GOCHO VERSOLARI

Desasimilado Llora el Pote



Desasimilado llora el pote



mientras chupa la teta de la luna
Cuántos fantasmas ordinarios han pasado por el albañal del cielo
Desasimilados
dismíseros como panes tan flacos tan flacos
que el hambre se escurre del espectro migoso
y llovizna el gris silencio del cuadrante andrógino.
Quiero desatarme
des
atarme
atar
me 
des
mientras descalzo me tiendo una cuerda debajo de los hombros
en las tiernas axilas 
y cuelgo sobre todos los abismos
y digo todos
cruentos abismos. Cruentos
por el número, por la cantidad que se convierte en cualidad
cuando mi cuerpo se multiplica y miltiplica
y llega a los desasimilados potes que lloran
y no dejan de llorar
mientras los niños muertos organizan una procesión
hacia el santuario suspendido
del último cuerno de la luna.
(Tú lloras en mi huerto
que es como hacerlo
en la espesura de mi vientre)

Gocho Versolari

Ilustración: A.D. Cook 1961 ~ Fashion painter

sábado, 19 de julio de 2014

El Oso Gigantesco de la Luna




En la madrugada tus pies desnudos dejan huellas en el  cielo;
un minuto antes que el sol asome
y que los gallos se hundan en sus orgías matinales
y los corderos,
que dormirán cuando la luz se pliegue
mientras las frutas del otoño
  llamen al sacrificio,
cerrando campanas y baldones
sobre los oídos vírgenes de las jóvenes que ahora duermen
y se levantarán como sonámbulas
para ver en el patíbulo de las seis
cómo decapitan al hombre gordo,
cómo rueda la sangre
formando  bolas pequeñas
que atravesarán las pupilas de la entresombra
y se mezclarán pringosas al atardecer
y cuántos pies encharcados en coágulos
y cuánto olvido aglutinado en  gotas de rocío
y cuánto canto muerto sobre tumbas selladas
para que no escapen los muertos,
mientras tú sigues soñando con la vida
y saltas de rama en rama y brillan las plantas de tus pies
ansiosas de la tierra
sobre la que te precipitas con un chillido
como el de una plancha ardiente
 al sumergirse en agua fría.

Ahora llueve.
Los muertos aguardan las profundidades
Donde verán la luz
escondida en el peludo,

en el brillante pecho
del oso gigantesco de la luna.


GOCHO VERSOLARI

viernes, 18 de julio de 2014

Poemas que nadie leerá



Amo esos versos que nadie leerá.
Amo las palabras silenciosas
que nacen para disolverse
con los escarabajos fantasmas de las lluvias,
con los lejanos aleteos de las grullas
y la saliva del sol

GOCHO VERSOLARI

miércoles, 16 de julio de 2014

Las Estrellas Copulan en Levante




Entre garrafas de aguardiente
veo al sol hozar la tierra que en la madrugada
destilara gusanos y pájaros
y esqueletos de peces.
(Como un aguila dorada
se tiende abrasador sobre las anémonas agonizantes).

Luego llegará un crepúsculo súbito como tus ojos posados de pronto en el alféizar
una introducción a la noche que con sus plumas te hará cosquillas en las axilas
y más tarde cerrará tus ojos en la representación del sueño, de la lejana muerte
y la arena caerá de las estrellas y cubrirá tu cuerpo blanco como una partícula de luna

Ahora el sol explota en las hojas de los pinos
en lo profundo del lago
en el cerebro de los peces
en mis empeines negros
(La maquinaria de la ciudad
destila aceite

y las estrellas copulan en levante). 

GOCHO VERSOLARI

Himno a algún lugar, algún sentimiento o algún pájaro






Elijo un lugar flagrante y nulo como el osario de las estaciones.  S.J. Perse




Los huesos del invierno
se derretirán fragorosos en los enjambres primaverales.
Abejas que vuelan hacia adentro
descubriendo las cumbres y las rosas,
las naves pardularias que hollan vientos y luces del cielo
los acantilados que se abren como manos
desde la tierra al horizonte,
desde la tierra,, la tierra, la que a veces
explota de alegría, la que a veces
llega al punto sin sombra, sin olvido, sin fauces
sin gritos sin auxilios; el punto
en que  los dragones agonizan de melancolía.

                                               El lienzo de muro está enfrente, para conjurar el círculo de tu sueño (SJP)

Después enterraremos el verano
en el osario de las hojas que caen
y que caen
y  se detienen en alguna tarde en las glorietas
donde alguien sirviera el té con escones
mientras tu sueño descalzo se descuelga del muro y de la hiedra
dejando dragones en la tierra tus pisadas.
(Asistiré a tu epopeya
de hormigas, de ratones y de aves)
y con miradas y con alas y con sueños
 la ciudad sigue ajena al mensaje  de los árboles
y hombres y mujeres corren presurosos
olvidando el campo
 azul campo,
invisible casi, y sobre todo
ignorado por aquellos que musitan plegarias
en los callejones olvidados,
donde el lienzo del muro de enfrente
se invade de orines y de ratas. El campo,
el campo, el azul y somnoliento campo
 que atraviesa los objetos con manos imprecisas
con chorros trasparentes de luz
que enceguecen al beber el diario desayuno
con huevos contaminados y cereales solitarios.
Después,
la jornada se llenará de desiertos abrazos
y el campo del vacío
atravesará los flagrantes lugares
hasta la nulidad,
la que siempre estuvo,
colgando su mirada yerta
de los almuerzos en silencio, los que se cierran
azules sobre el tapete de las horas.

Ya las estrellas brillan
Y tus huellas desnudas
Persiguen el azul revoloteo
de los pájaros suaves de la tierra.

GOCHO VERSOLARI


martes, 15 de julio de 2014

Los Pájaros Suaves de la Tierra






Elijo un lugar flagrante y nulo como el osario de las estaciones.  S.J. Perse

Los huesos del invierno
se derretirán fragorosos en los enjambres primaverales.
Abejas que vuelan hacia adentro
Descubriendo las cumbres y las rosas
Después enterraremos el verano
en el osario de las hojas que caen
y que caen
mientras la ciudad sigue ajena al mensaje  de los árboles
y hombres y mujeres corren presurosos
olvidando el campo
que diariamente
atraviesa los objetos
con un chorro de luz.
y enceguecerán bebiendo el diario desayuno
con huevos contaminados y cereales solitarios.
Después,
la jornada se llenará de desiertos abrazos
y el vacío atravesará los flagrantes lugares
hasta la nulidad,
la que siempre estuvo,
colgando su mirada yerta
del silencio de los desayunos
cerrándose azules sobre el tapete de las horas.

Ya las estrellas brillan
Y tus huellas desnudas
Persiguen el azul revoloteo
de los pájaros suaves de la tierra.


GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Alegoría del Invierno - Remedios Varo

lunes, 14 de julio de 2014

Duele el Cielo




Duele el cielo . duele. No siempre
destila y traspira paraísos, no siempre
se monta en celestes iguanas
para recorrer las frondas e iluminar las cabezas de las jóvenes.
Duele
un momento antes de la lluvia,
o cuando el pecho se cierne sobre las semillas
o cuando recordamos
la ciudad de pan donde viviéramos
antes del cataclismo.
Hay rosas trabajando en los veranos,
montando arquitecturas verdes, tiernas
como brotes de sándalo.
Hay pies que se deslizan en las tardes
y muelles que crecen en la tierra
y sueltan las gaviotas
que alguna vez se acurrucaran
en el corazón de las columnas.
Y el cielo duele cuando el rojo de la tarde
nos alcanza el costado del pecho y nos recuerda
las multitudes que dejamos atrás
cuando las montañas erigían sus latidos
y el pan de las estrellas
montaba los blancos esplendores de la grama
 en mitad de la noche.
El cielo sigue ahí,
sufriente, alegre, muerto, vivo.
Sigue con sus reglas y sus sueños
y recogemos sus mendrugos
cuando la nieve deja de caer
y muere un pájaro.


GOCHO VERSOLARI

sábado, 12 de julio de 2014

Sueño (Abstracción de la molécula de una visión)





Te adormeces con el vestido rojo,
el que hiciera soñar a un pueblo entero
Me dices que sí por compromiso,
te quitas los zapatos
y cierras los ojos y la noche y quedan solos
los senderos que recorre la luna ,
las luces de las tres; 
 ( deseos de los insectos 
gravitando en el lago). 
Tu sueño sostiene las estrellas
y agranda el pez que se oculta detrás de los silencios
y  se agranda
y se agranda,
carne plateada que quiere escapar de todo límite,
que cruza las calles que no existen y llega a las ciudades sin mampostería,
edificios de pan
que perecen bajo la lluvia y   resurgen al soñarlos

Mírate dormir,
descalza y quieta,
como un cormorán que de pronto 
hubiera descubierto la ternura. 

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Serge Marshennikov 

viernes, 11 de julio de 2014

La Uña Clavada en la Tetilla




Cuando Lázaro de Betania regresó del sepulcro
dijo que en la muerte
como en la vida
un gato  se quita una uña
y la clava disimuladamente en tu tetilla,
de modo que corres y corres
tratando de escapar del dolor
que está en ti mismo
y entonces
levantas palacios, fortalezas,
 grises civilizaciones; engendras
a quienes serán tus herederos
con otras tantas uñas  
clavadas en sus propias tetillas 
Ellos cubrirán la tierra de cemento
tratando inútilmente
de calmar el dolor...

Lázaro hablaba alucinado
mientras una mujer lo uncía con aceite
y el sol del verano
arrojaba sus  serpientes rojas
sobre el polvo marrón de Galilea.



GOCHO VERSOLARI

Una Bandera de Amor y un Bizcocho de Carne



Anoche me incliné hacia el suelo
sobre tus desnudas huellas
que se extendían por el valle, por la cuesta,
que herían laderas y por último
trepaban la alborada.
Vagarás descalza por las colinas del día
 Te hallarán los pájaros heridos  
cuando el atardecer perfile sus caballos
enhiestos en la noche. Una muchacha
se oculta en el albañal del sí mismo,
en el turbio eco de tus voces
en el filo de todos los silencios. Ella opaca los deletéreos ragos
del creador y destructor; del  que brama
 en los túneles del sentimiento.
Lo he visto
Lo he visto
mientras trataba de dilucidar tus huellas y los gatos de la noche
se suicidaban sobre los abismos de los techos
y perdía sus esperanzas el lucero
y se apagaba
y se apagaba
sobre tus empeines y tus dedos.
Ahora los abismos han enmudecido. Me dejan buscarte
con una bandera de amor y un bizcocho de carne
en medio de la muerte.


GOCHO VERSOLARI