miércoles, 23 de julio de 2014

Construyendo Fantasmales Sexos





Construyamos los sexos fantasmales
uno a uno
dos a dos
según el órgano que corresponda levantar
en la loca arquitectura de tu órgano,
de aquel que se maneja con los pies y las manos
para estampar notas en los crepúsculos
cuando el pobre bebe su sopa y dice 
mañana Dios proveerá
y luego no provee y la esperanza
crece como una cuchara de armiño
y alcanza hasta pasado, cuando
levantemos guirnaldas en los callejones
y debajo de las sábanas se acabe el hambre
y el sexo remonte
 las osamentas de las estrellas
y te acerques descalza hacia mi ombligo,
dejando la huella del azul en mi vientre de abajo,
(ese no,
el de más abajo)
en mis enhiestas calderas , 
en mis vesubios que cuelgan de los sueños. (Viva la locura 
lalo
cu
rararara)
que rimará con cuchara alguna vez
cuando a los sapos
les crezcan largas cabelleras
y tus pies se revuelquen en fangales de añil
y sigamos construyendo los gélidos y espectrales genitales
con la arcilla tenue que recogemos del alma
mientras el alba navega por nuestras sangres, 
los plurales navíos
y lustrales recuerdos nos acerquen el tenedor infecto a la boca de la muerte.
Ahora
pende el color desierto
del tenaz, sedoso y animal 
tejido de la luna. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario