martes, 19 de agosto de 2014

Más allá del Nueve de Espadas




Me veo otras veces
montando un escenario. Frazada con dibujos de cuchillos,
pared con lágrimas agudas,
y yo sentado
y llorando como un buey
si es que los bueyes lloran. Nueve espadas
viajan desde alguna porción del cielo.
Tardarán en llegar.
Buscan mis ojos
y otras partes de mi anatomía. En tanto
sueño con manglares y con pieles
con iglúes y con ni llamarte en las turberas
buscando tu cuerpo muerto,
no contaminado
para llevarlo a mi cama de dolor
y convertir en rosas las espadas
y en mariposas leves  este fuego
que quema mis tardes como a horizontes de papel.
Caminas descalza en el crepúsculo
encima de las lentas hebras de la luna,
del pan de de la noche
de mi pena aterida como un  encuentro lento
con la tumba que guardo en la tercera casa
con los enjambres que emergen de tus pies
y las estrellas que se precipitan
un minuto después de la alborada.


GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario