martes, 23 de septiembre de 2014

El Sol




El sol se convierte en un rulo
y busca tu sexo como un amante loco. El sol
eterno anciano acariciador de peces
y seductor de golondrinas. El sol
fruta de acero y pan,
de piélagos y monstruos;
de   virtudes y sátiros. El sol.
Se convierte en un águila y te persigue
hasta el cuarto pliegue de las rocas donde ruedas
y el animal de la tarde se sacude
mientras la paz cuadrada de la tierra 
te recoge,
te guarda,
te devuelve.

El sol. 
Un niño anciano que nos llueve
cuando rebuzna el mar.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Marc Chagall
Publicar un comentario