jueves, 18 de septiembre de 2014

Lagartos




Lagartos se descuelgan desde alguna nube 
a la que viéramos primero oscura, luego
brillando con ese resplandor gris que anima a los cadáveres
cuando transitan encima de las tapas que cubren los sótanos,
y piensan que han llegado a la tumba.
Los lagartos
con vocación de dragones
han invadido todo en un segundo
y en un segundo han desaparecido
en el corazón de las moscas amarillas
que surgen de tu higado cuando pisas descalza
 la plancha ardiente de las horas
cuando te sumerges en las esperas agudas, cenicientas
cuando las tardes se llenan de algodón
y un esférico y azul edredón cuelga de tus sienes 
Ahora
persigues a los lagartos por si alguno
se hubiera tragado a aquel que no llegara
el que aún se atranca en horizontes glaucos
el que atraviesa la piel del tiempo negro, 
y se prolonga debajo de la tierra. 

Mira la luna:
baja a la tierra
y se esconde en tu pan. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario