sábado, 20 de septiembre de 2014

Mi vida está llena de giros




Mi vida está llena de giros que siguen buscando un curso circular;
calesas enloquecidas,
pájaros que han perdido el rumbo. Debo llegar
donde las coordenadas encuentren la quietud;, 
donde mi hígado 
divise su horizonte de agua. Debo llegar
a esa tarde de verano llena de arroyos 
en los que refresque mis pies desnudos y mi alma. 
Ahora  procuro, 
encontrar  palabras en el fondo de una quebrada; palabras frescas;
 silencios
que tiemblan como serpientes recién nacidas
mientras los giros siguen con sus locas espirales
en algún punto del cielo despejado, 
en algún recodo de la tarde serena
y preparan
y  apuntalan 
las peludas lluvias de mañana; las que ahora
salpican apenas tus pies descalzos que caminan sobre los senderos de grama
preparando las alfombras de la noche
y la sedosa piel de las estrellas. 

Llega el mediodía.
El animal de las horas enloquece
 y vuelca el prisma de tus ojos
en un mar de silencios
 y de pan

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario