martes, 21 de octubre de 2014

Al Costado del Sol





Alcánzame
uno de los pequeños tigres del crepúsculo,
 un par de alcachofas gigantes
y un pan lleno de lágrimas de duende
que devoraré con mantequilla
en la mañana de nuestra noche nupcial. 

El felpudo de las horas te recibe
una vez
y otra
y tu madre apronta los tamales
y cuida que la sopa
se mantenga caliente en el cuenco azul
que trajera de casa de su amo
en tiempos de la esclavitud. 

Bájame un anciano 
sereno, silente  y oxidado,
de aquellos que moraron en el cielo
desde antes 
del   derrumbe colosal y rojo;
desde antes
del tierno armagedón de las ovejas

Entonces poblaremos la tierra
con la gente, 
 los animales y las cosas que aún viven en el cielo

Alcánzame ahora
una imagen tuya pequeña como mi meñique
que aún flota en el antiguo cielo,
al costado del sol.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Ramiro Ramírez
Publicar un comentario