martes, 18 de noviembre de 2014

Variaciones sobre las Noches Amarillas





Esta noche con detalles amarillos,

llegas descalza a la colina del Cornejo,
donde te esperan lo notables del pueblo.
El arzobispo te hace una reverencia
y  te ofrece  su pollino
 para que cuides tus delicadas plantas. 

Una tonelada de cebollas resplandecientes
se han conjurado para soltar la aurora,
y retemplar los soles,
y forjar  las miradas 
que las abejas llevan al centro de la tierra.

 Camina y no te detengas.
Deja huellas en las piedras
donde tus manos y tus pies 
llegarán  a la generación del próximo diluvio
y en la siguiente noche amarilla
emergerás como una diosa
de la tercera cueva,
de la brillante ladera de las horas
y del sol. 

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: leaving_the_darkness_by_asinusvulgaris
Publicar un comentario