domingo, 25 de enero de 2015

Tu Seno Izquierdo se ha Marchado




Tu seno izquierdo se marchó una tarde.
No lo  vimos. Lo supe
al besar tu pecho. Allí no estaba
la  suavidad poderosa de las noches de abril,
la libélulas nocturnas, 
el clamor de los grillos. Tan sólo
el calor nacarado y lúbrico. Los sueños
se habían arrancado a si mismos
dejando un cráter colosal 

Salimos a buscarlo. Descalza,
tomada de mi brazo,
dispuesta a recorrer el mundo,
a palpar  montañas y colinas, 
nubes y crepúsculos. Lo encontramos
en un albañal en las afueras de Siam
exhumando ortogonales tardes
arracimando niñas cubiertas
por geografías proximales. Tu seno,
cargado de sueños,
de golondrinas y piratas. Tu seno izquierdo,
un pájaro con el pico abierto; una abeja
libando el jugo de la luna.
Tu seno, león alado, 
rugido de tigre ceniciento, 
guirnalda de la noche lejana; tu seno
cargado de poemas al cielo y a la tierra;
nave poderosa que me lleva
a recorrer el centro de las cosas.

Ahora
hay una montaña  circular
coronada por una bestia pequeña,
 rosada y suave
en cada estrella 


GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario