sábado, 14 de febrero de 2015

Criatura oscura o brillante





Cuando escribo lucho en contra y a favor
de una criatura oscura o brillante.
Opaca y tenue como un atardecer bloquedado por la bestia

Hasta cuándo
mis brazos se levantaran en contra o a favor
de ese magma con forma de mujer - hombre
que se aloja en las bases de mi cráneo
y de mis pies.

La tarde cae con tanta lentitud
que parece inmóvil
 y te acercas descalza, con todo tu crepúsculo
latiendo en el escote. Hay peces en el aire;
hay silencios que me dicen
que deje de batallar contra esos seres
La mejor poesía es correr hasta extenuarme
en busca de un horizonte que se escapa y se escapa
y finalmente
tenderme como un muerto en las planchas que la noche
deja en los lomos de los perros vagabundos.

Pero mis brazos insisten en luchar,
en abrazar
la carne húmeda y tibia del poema
que ahora palpita y muere
mientras los insectos de la noche se apropian de tu sexo
y lo guardan como una joya en sus cofres de tierra.
(La tierra
La vieja tierra es la que vive
entre mis versos)

Ahora las estrellas
forman en mis manos una masa húmeda
que estalla y se disuelve
como tus pasos.


GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Halohid
Publicar un comentario