lunes, 2 de febrero de 2015

El Poema que se escribe a sí mismo



He hallado finalmente
el poema que se escribe a sí mismo.
Las metáforas cimbrean en su carne
y el polvo de milenarios huesos 
se entreteje en las letras. 

Me exige 
grabarse sobre las piedras de una playa oscura
donde la marea lo borre al llegar la mañana. 
A cambio de su muerte, 
me promete el poema
 la intimidad de sus palabras,
disolver las letras en mi boca,
y las tenues y ardientes explosiones de los versos
 en la base de mi lengua

El poema desea escribirse  a sí mismo
sobre el cadáver de una joven,
un momento antes que la entierren. Entonces
 me enseñaría los misterios de la muerte;
las tétricas galerías cargadas de gusanos
y el escape a una silente madrugada 
cuando no queden rastros ni recuerdos de la vida . 

He hallado el poema que se escribe a sí mismo,
pero odia la luz y sólo anhela
la sombra de la muerte tomado de mi mano.

Ahora,
recorremos el prado verde.

Arriba,
arrullan las estrellas. 

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: SKOMOROCH
Publicar un comentario