jueves, 19 de febrero de 2015

La Marcha Descalza de los Cielos


Afuera el silencio suelta blandas serpientes
que se enroscan en las calaveras de la tarde.
Me dices que irás a caminar,
a ejercitar tu equlibrio en los dorados firmamentos
 que se nutren de las sutilezas de tu sangre
y marchan descalzos en tu albor.

En el gran mediodía,
los cielos saldrán gozosos como niños
a correr el malecón,
a arrojarse a las aguas heladas de febrero,
a buscar abrigo en las cuevas de tu cuerpo.

Regresarán más tarde
en las procesiones pálidas de los amaneceres,
cuando pretendamos que las piedras
se conviertan en pan.

Luego los cielos penetrarán mi ático,
se abalanzarán a tu cabeza
y saldrán por las plantas de tus pies
para llenar las profundidades de la tierra
con la verdosa sangre de las rocas.

Cuando vuelva el crepúsculo,
llenará de cuervos azules y brillantes
la piel de las estrellas

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario