lunes, 23 de marzo de 2015

Ensayo Sobre la Asonada de un Invierno Fantasma





Desde la tarde
se desprenden carámbanos de un invierno fantasma.
Congelan desde dentro
el aire de la primavera. Si bajaras descalza
derretirías los puñales helados
que desuelan el linóleo;
que maquinan el dolor de las luciérnagas;
que llenan de hambre los platos rebosantes

preparados por las manos tibias de la Madre.

Si bajaras descalza,
sombras azules de tus huellas
espantarían
colmenas de fantasmas congelados;
una lenta rebelión de los colores
te tomaría como líder;

el viento cargado de sustancia
hallaría refugio
en la primera sierpe del verano
que emergería de tu empeine derecho
y danzaría azul sobre los vidrios ateridos,
liberando las gotas de la madrugada.

Hay un invierno que late en cada cosa.
No lo dejes acercar a la vida.

Ni a la muerte.




Ni al pan.






Ni a las estrellas







GOCHO VERSOLARI

Ilustración: "Sara" - John Loggan
Publicar un comentario