domingo, 2 de agosto de 2015

Tenencia ilegal de cielo furioso en mis entrañas - (De Poemas Anagógicos)




A veces el cielo fluye límpido
por mi garganta,
              por mi mente,
                          por mis manos.
Entonces los poemas
son tizones y témpanos;
              son cortinas azules;
                            son cigarras

 A veces
hay granizos ardientes que se traban
en la mitad del esternón
y aplasto una rana con mi mano
y una tormenta enloquece en mi muñeca izquierda
y el poema rompe vidrios,
encharca paredes y cubre con su cuerpo
 los muros de la casa vieja
para protegerlos de mis puños agudos,
de mi lengua grotesca,
                 fantasmal
                          intensa;
de mis ojos terribles; de mi boca
devoradora de paredes.

A veces el cielo corre en diagonal
y todo mi costado se abre
y  goterones de luz  llegan al patio
y arman muñecos centellantes
que saldrán a insultar uniformados
en las ciudades militarizadas.
Me verán los vecinos
con las costillas separadas;
y cubrirán sus ojos
para no quedar ciegos
por la luz que escapa incontenible
de mi corazón y mis pulmones.

Cuando llegue la noche,
llamará a la puerta un inspector para multarme
por  ilegal tenencia
de cielo furioso en mis entrañas.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: siren_by_idiivil_official
Publicar un comentario