lunes, 14 de septiembre de 2015

Atractor 30 (De "Poemas Anagógicos"



...y heredarán tus hijos
la hermosura del monstruo
que aún recorre el horizonte
de arriba abajo
de abajo arriba. 

No mires pájaro. No mires el silencio,
porque lo deformas y las pausas se transforman en silentes gorgonas
envenenando nuestros espacios y los arañazos de tiempo
que trazáramos en las tumbas milenarias
cuando las amantes blancas nos visitaban en los sarcófagos
y se tendía la luna como una tenue línea alba,
recta
que atravesaba el mundo. 

No arañes, atractor, no mires, que tu ojo derecho
es una gota de locura atravesando mi cráneo,
es la madre de mis desparejos versos
y el padre del dolor
de tus huellas desnudas sobre las bisagras de la noche 
que no llegan a abrirse, 
que no permiten el paso de los monstruos 
que nos envían al cielo de las codornices,
donde las nubes aprietan inmerecidas garras;
no arañes, atractor, no te ensañes con las uñas de mi amada
con la sombra de su pie derecho que ha crecido
para recorrer el último horizonte de la luna;

 el primer canto

                        de la primera estrella. 



GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario