jueves, 17 de septiembre de 2015

Lunar 1 (De Poemas desde el Tentáculo)



Me dices
que nunca probaste el almíbar de la luna
ni siquiera
cuando pasabas por la casa del cura
y te detenías en la réplica del cielo
que armaran los niños con cartón y piedra.

El regusto a madreselvas en tus labios 
es la gelatina espesa de la luna
que llega a tu boca desde las inmensidades.

Los pollinos del pueblo se alborotan
cuando agitas levemente las caderas
al pasar junto a ellos
Y sigues marchando,
 descalza por las piedras del camino,
llevando en tu espalda el  lago que dejaste
y que se escinde en un plateado par de alas.

Y tu marcha congela la aldea y la estalla
en medio de la prodigiosa siesta.
A eso de las cuatro,
una pequeña luna azul
llevará tu presencia
hacia el bosque del muerto
donde los dioses guardan
un cráneo repleto de monedas.

Has llegado hasta mí.
Te pido:
bebe un poco de pan tibio
que acaban de dejarme
 los últimos rescoldos de tu luna.

Gocho Versolari

missing_link_by_persephonestock

Publicar un comentario