jueves, 26 de noviembre de 2015

La engomadura de tu alma



Hoy es el primer baño
que las abejas dan a sus colmenas; oye:
prepara la engomadura de tu alma
corriendo descalza por la hierba,
engarbando el ciprés con tus tobillos
en esa costumbre desgarbada
de pisar el cielo
y hundir tu cabeza en los blandos infiernos.

Oye,
te sienten las avispas
como una corola gigantesca
y beben el néctar de los plenilunios
que escapa por los arroyos de tu aorta.

Adelanta tus pies desnudos
que sobre ellos se abalanzan 
las estrellas.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: Aleksandra 88

Publicar un comentario