domingo, 29 de noviembre de 2015

"La Loca" de "Cantigas Herejes"





Con la nada latiendo en tu espalda,
te descalzaste
y corriste colina abajo
por la grama, 
 las piedras 
y el alma. 
Desde entonces
te llamaron la loca
por tu costumbre
de coronarte con mirto y espinillas,
de odiar el calzado y el vestido
y tener sexo con hombres,
con mujeres, con bestias, con objetos;
con el aire de marzo y la luna de abril.

Ahora la noche se abalanza sobre el lago
y tu silueta suspendida
entre la tierra, el cielo y mi mirada.
recorta las estrellas,

Al entibiarse el aire con la primavera,
tu muerte
 empollará los huevos de la vida.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: aerie_by_ntnphoto




José Ignacio Restrepo Con nada latiendo al modo de otros, vigorosamente viva a sus suertes puesta y con la perenne vida como suceso principal, esta Afrodita tuya al oído cosas bellas nos musita....Agradecido Gocho Versolari Poeta, perennemente vivo gracias al cielo...
Ya no me gustaResponder21 horaEditado
Ricardo Iribarren Estimado hermano José Ignacio Restrepo: Tu comentario, que como siempre es un poema en sí mismo, cuestiona el origen de las musas: a veces una de ellas se presenta con el ropaje de Venus. Otras con la locura de Ofelia o con la crueldad de la Gorgona; aveces son las Sirenas, y como Ulises, ordenamos que nos amarren a nuestro esternón para escuchar esas voces que nos desgarran, que nos llaman, pero las ligaduras nos impiden ir hacia ellas. A veces, querido hermano, hay ausencia de musas. Silencio metálico, casi siempre en un amanecer plomizo donde el café sabe a cenizas. Sin embargo las musas nunca se marchan: se trata tan sólo de un repliegue luego del cual regresan con más fuerzas, en una suerte de tropel solitario, donde también nos preguntamos si es una con múltiples máscaras o si realmente forman una multitud.

Un abrazo, compañero de letras y de vida
Publicar un comentario