jueves, 26 de noviembre de 2015

La simetría de este atardecer en las huellas de tus pies desnudos





Del día se han prendido
cuatro monstruos del tamaño
del ojo de una aguja.

No asombran,
no asustan,
pero rezuman una suerte de gelatina deforme
que estremece las cosas,
el viento, el frío;
la misma noche.

Toda la simetría del atardecer
se volcó hace unos segundos
en las huellas de tus pies desnudos,
en tu recorrer  frenético
el sendero de piedra que conduce
del aljibe a la puerta.

Después la noche helada
recordará el big ban con un dejo de nostalgia
mientras un ejército de mendigos
cuelgan de los amaneceres:
lentos; 
demorados,
como la propia muerte.

Gocho Versolari

Ilustración: Duong Cuoq Dihn

Publicar un comentario