jueves, 26 de noviembre de 2015

Un colibrí se desprende del cielo



Un colibrí se desprende del cielo
como el rasguido de una enorme guitarra
que  entre las nubes
trepa, se tiende, se eleva, se empina
y luego cae blanda,
pesada
sobre el lago en medio de la noche.

Es entonces
cuando escapas descalza de la tibieza de tu esposo
para buscar ensueños en la hierba
y el resplandor del rasguido que no cesa
juega con tus dedos blancos,
se trepa a tus tobillos
y se introduce en tu tendón de aquiles
como una oruga luminosa
que buscara los silencios de tu casa
cuando regresas rayando la alborada
y las constelaciones se hunden en tus huellas
y llora el tren azul del desconcierto
y un olvido centellante se tiende sobre el prado.

En el desayuno jugaremos a las cajas chinas
y veremos la lluvia que cae en la ribera
 mientras los cormoranes preparan lentamente
ese sabor a metal
que emerge de tu garganta
y se hunde en las nieblas del otoño.

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: "Cosecha" por Markavgust
Publicar un comentario