domingo, 3 de abril de 2016

Otro grito que se pierde en la teta de la noche





La teta
de la noche:
sedosa,
 azul,
brillante,
íntima
con el pezón que patina en los sueños flamantes
y que rebota a veces
en tus huellas desnudas a orillas del arroyo.

Otro grito que se pierde
y no regresa
de la suavidad esponjosa de la luna; otro grito
que corre  sin desplazarse por el lago,
que se encumbra en tus ojos
y cae en los abismos de lo eterno.

Sé que me esperas
en cavernas tan profundas
que de explorarlas
llegaría a ese  mundo sin noches y sin gritos,
con tetas de luz ,
conejos de silencio
y las lunas que construye tu saliva
al invadir el cielo
 de mi paladar.

(Cierra los labios
y  duerme sobre la grama.
Arriba,
 crujen las estrellas).

GOCHO VERSOLARI

Ilustración: ng6999_by_nickgiles
Publicar un comentario