miércoles, 26 de octubre de 2016

Se conjura una Explosión en la Alborada (La Mujer que llevo dentro)





Aquella que me habita se detiene en el camino. 
El aire se llena de huesos y la tarde
marcha lenta como una anciana.

La mujer ríe, canta, baila. Su alegría
es una serpiente tibia
 en el centro del desasosiego; un reptil luminoso
que avanza en las profundidades
 .
La noche sin luna,
prepara desde la luz
 un corazón de metralla pringosa.
La próxima alborada conjuga explosiones de luna
y caracoles de sal. 

Desnuda,
la mujer ríe, se retuerce;
 corona su frente con libélulas
y se trepa en el sol
que baila en las golondrinas de mis huesos.



GOCHO VERSOLARI


Publicar un comentario