domingo, 13 de noviembre de 2016

Quizá te cases nuevamente




Quizá te cases nuevamente
cuando una tarde se derrumbe en un planeta
tan lejano como tus caricias después del mediodía,

Llevarás cintas, pedrería. Tu novio
amarrará un lazo en tu tobillo derecho
y colocará anillos en los dedos 
de tus pies y tus manos.

Ese día
uncirá bueyes el crepúsculo
y una mezcla de sangres primerizas
invadirá los arrecifes,

 Otra vez serás joven
y el cielo mostrará sus costuras;
cuando la luna asome,
danzarán niños y estrellas,
y hollarán estruendosos la bestia del silencio.

Deja de llorar, piensa en tu boda;
cubierta de cencerros, de anillos,
 pendientes y collares;
la desnudez 
escapará de tu perímetro
y beberá gozosa la sangre de la noche,
como una ninfa alegremente emancipada
de la cordura.

. GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario