jueves, 13 de abril de 2017

Durante Mil Años nos miramos Fijamente




Durante mil años nos miramos fijamente
y en ese tiempo
 degustamos los inmensos  rostros del silencio;
 el escorzo dentado del vacío.

Cuando azules elefantes
 fundaron una aurora yerta
me dijiste que anhelabas el regreso a casa
Durante tres eones no dejé de preguntarte
a qué llamabas casa en medio de las chispas azules,
de los infinitos que se atropellaban
y que pugnaban asomar
en tu mejilla izquierda.

Durante mil años nos miramos fijamente.
El silencio
 forjó caracoles  de sal
en tus cabellos.

GOCHO VERSOLARI

lunes, 3 de abril de 2017

El sudor es el jugo del corazón






El sudor es el jugo del corazón
dijiste sonriendo. Una lágrima
se movía indecisa debajo de tu párpado.
Pasaste tu dedo por mi frente
y lo retiraste humedecido. El sudor
corría en arroyos lentos; muchachas diminutas
mojaban sus pies en las corrientes.

Deberás esperar el mediodía
y verás el corazón brillante de las cosas...
Te interrumpió un sollozo 
mientras la mañana se extendía por el prado
como un demorado cachalote.

Después correrías hasta dejar tu cabeza
colgando en los pendones del día; hasta hundir tu cuerpo
en la miel amarga de la tarde.

No llegaremos a los médanos,
no nos revolcaremos como beduinos, en la arena;
 no vestirás tus sayos 
ni exhibirás para mí tu descalcez azul,
ni el crepúsculo arañará la noche 
como a una amante yerta

Cuando nos toque despegarnos,
 los cometas de la madrugada
estallarán en nuestros cuatro riñones
y un canto antiguo y blando
penetrará caliente los eones.

El sudor es el jugo del corazón
repetirás señalando el mío:
 arrugado, 
silente
 como un sol al que convirtieran en pasa;
más tarde lo tomarás entre tus manos:
arracimado, lento, perezoso;
blando monstruo;
rescoldo negro,
voz que llega al silencio
mientras la luna vuelca  gotas de esplendoroso hollín
sobre tu noche.

GOCHO VERSOLARI

De Rosas





Cada rosa amanece
cuando las bestias de la tarde
devoran el lento fantasma
que circunda los pétalos.

"Si logro mencionar la rosa,
no habrá ogros en mi sopa", dice la niña
"Si logro mencionar la rosa,
mi cama se llenará de orcos
que a eso de las tres licuaré con mi sexo",
dice la joven.

Se atrasa entonces una rosa en el alfeizar
y duermen velas azules mientras la noche pasa como un barco.

La muchacha se levanta, 
atraviesa la ventana
y vuela al parque tibio de las cinco
mientras el invierno sopla en el levante.

 La muchacha
 se descalza y se sostiene de puntillas
en uno de los pétalos
de aquellas rosas colosales
que sobre su cabeza
 arrojan las estrellas.

GOCHO VERSOLARI