lunes, 24 de abril de 2017

Apocatástasis






Abrazada a mí, sobrevuelas el infierno.
nuestros orgasmos disuelven los demonios
que se derriten
como el hielo
frente al calor

Abrazada a mí, sobrevuelas el infierno.
Las llamas
se escurren por las plantas de tus pies
y una anciana indeleble
teje y teje
blancos calcetines contra el fuego.

Abrazados
llegaremos a la zona de la nieve
donde todo parece detenerse.
Por el punto sin espacio ni tiempo
 emprenderemos el regreso,
musitando al revés
 las coplas de la sal

Cuando te tiendas desnuda, cansada,
con un hilo de sal colgando de tu seno,
tu éxtasis
- somorgujo enloquecido -
se elevará imitando tu silueta
y danzará
en el destellante pan de la alborada.

Entonces,
como un huevo de yeso  que no dejará de caer,
los infiernos
se convertirán en sol.




GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario