viernes, 26 de mayo de 2017

Tu Descalcez Azul





Mientras caminas hacia el malecón,
las marimbas del día
bailan lentas en las cornisas del aire;
la tarde se prende  de  tu descalcez azul:
 un preludio a tu cuerpo desnudo
sugerido apenas por  la bruma 
que llega del oeste.

Después bailarás sobre las rocas en punta.
Posesa, 
enloquecida,
mientras el animal que diseñan las horas
se arrastra y aúlla  reclamando  tus plantas.

Jadeando luego de tu danza,
reclamarás los blancos buitres de mi sexo 
y al llegar el crepúsculo
tus empeines vomitarán una niebla azul
que tapizará carámbanos,
sutiles osos de la atmósfera
y lunas tenues que saldrán de  tus dedos
y del escorzo de tu pie derecho.

Será la luna prendida de tus pies,
 quien llene de agonías la alborada.

GOCHO VERSOLARI

lunes, 15 de mayo de 2017

Toda Belleza




Toda belleza
 recorre como un fuego la médula y sus alrededores
y se detiene en una vértebra
que brilla de pronto como una constelación.
Es la señal
para que  los huesos se conviertan en pájaros
y vuelen en desbandada, 
dispersando la vida.

Y la luna.
                
                Y el pan.


GOCHO VERSOLARI

sábado, 13 de mayo de 2017

Tus Huellas desnudas en la Página en Blanco






Al recorrer descalza la página en blanco,
tus huellas dejan signos antiguos, 
ignotos,
             arcaicos
y sueñas que el papel virgen
es una playa de  arenas 
blancas
donde un fantasma cachalote 
lanza a lo lejos el agua del crepúsculo. Sueñas
que te tiendes a morir junto a la espuma; que en la mañana
tu cuerpo será una piedra blanca, suave
y el atardecer te encontrará desnuda,

yerta
y el viento 
 convertirá tu cuerpo en versos
que caminarán hacia mí con  pies desnudos
mientras un crepúsculo blanco
llena de cal las horas y los días.

 Ahora
mis palabras se enredan
 en tus huellas desnudas;
 de tus hermosos pies,
 surge un monstruo de múltiples cabezas
en vez de un poema agrícola o marino; la página
es un desierto bajo el sol; el invierno
se yergue desde el vientre del papel y me uno a ti
trazando con mis pies el arcano inicial;

 el primer verso. 

El cielo nos conduce
mientras cubres tu sexo con plumas de gaviotas
y a lo lejos brilla como un vientre entre las sombras
la luna  amarilla 

de la Ciudad del Pan.





 GOCHO VERSOLARI

martes, 2 de mayo de 2017

Un Elefante de Almizcle Amargo






Un elefante de almizcle amargo
descendió del cielo
sobre las flores alineadas de tu casa
Quizá solo viste  una sombra
 anhelante sobre tu jardín
Quizá pensaste en una nube
que cubriera el sol.
Sin embargo
algo hizo que te quitaras los zapatos
para sentir en tus plantas el frescor de la hierba.

Me disolví  en los estremecimientos
del elefante que no dejaba de caer
sobre la tarde minúscula,
llena de lazos y de luces,

Después un viento
despeinó a los perros callejeros
y el atardecer del alma
liberó avispas azules qaue hendieron el crepúsculo.

Descalza
tus pies conocieron sin saberlo
la carne áspera del elefante
que desde entonces
te cuelga cada mañana de su mirada pensativa
mientras gaviotas invisibles escapan de sus orejas
y te llevan al sol.

GOCHO VERSOLARI