lunes, 19 de junio de 2017

Desnuda





Desnuda
te trepas a los labios del día
para balancearte y deslizarte
de adelante
hacia  atrás,
del medio
hacia el costado. El sol
cuelga castillos de tu piel
mientras las auroras se derraman
como gotas de una ambrosía novísima.

Desnuda,
atraviesas la nube pequeña
y por un  instante minúsculo,
tu cuerpo se transforma
en agua algodonosa;
en humor de ángeles,
en eructos del sol.

No dejes de transitar sobre mi pecho
cuando la alborada arañe las alfombras del día.
No dejes de lamer los corazones de la noche,
cansados a veces;
despedazados  otras.
Seguirás desnuda
como una canción de sal
que alguien olvidara en el interludio de las rosas,
en las orejas de la noche,
en el sueño que me traga y me traga
bajo los azules durazneros
de Aldebarán.


GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario