lunes, 26 de junio de 2017

Solía




Solía enraizarme en las tormentas,
convertirme en viento,
en racimos de lluvia, A veces
mis propios relámpagos me enceguecían durante semanas.
y yo solía salir bajo mis lluvias
con ojos desesperados y sexo enhiesto.

Desde lejos se escuchaban mis aullidos
y por las puntas de mis dedos
escapaban chispas azules
y  silencios del cosmos.

Solía regresar cansado
y tenderme en la cama que habías preparado
cerca del cielo de la habitación.
Allí te esperaba mientras amasaba el sueño
y la tormenta se presentaba en mis ojos cerrados
con la forma de un caleidoscopio que se cierra.

Solía recibir tu sexo
como una maroma que me uniría al cielo de la noche;
como un pensamiento creador
de horizontes, de pájaros. Un puñado de rayos retrasados
llegaba en tanto a mi vientre
y deteniéndose en mi miembro
invocaba los silencios de arriba,
los silencios de abajo
y los gritos trémulos que no se profirieron nunca,.

Solía. Ahora
el cuarto se llena de azulejos
posados en el alféizar
que no dejan de mirarme y de soñarme

Un dragón de luz azul
levantan las estrellas.

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario