sábado, 23 de septiembre de 2017

Introducción al monstruo de la desmesura









Caminar por la ciudad pavimentada de sapos
es atravesar abismos
hacia la desmesura.

En ella el universo 
  se amilana, se achicharra, se dilata,
se engrosa, se tuerce, combustiona y por último
recibe tus pequeños pies 
en sus manos de tierra
   
Desde la sombra de tu ciprés
llegarás hasta el negro puente de antimonio. 
Cuando caigas al vacío,
cada metro de espacio recorrerá tu entraña

Crecerán en tu vientre
garras negras, invisibles
y alistarán los cielos un ejército negro en tu seno derecho,
un ejército blanco en el izquierdo
y los disparos saldrán por tus pezones
y serás a la única a la que hieran mientras la nieve
 forma coágulos de lágrimas


Bastaría una disonancia para que el monstruo de la desmesura
remonte desde las alcantarillas
desplegando desde sus patas
noches devoradoras de todo el pan
que amasara la luna.  

Bastaría saber si regresas
en el lomo de cada desmesura
o permaneces en el fondo del abismo, 
deslumbrada
por las  sirenas de acero y de saliva.

Te bastará con estirar el cuello.
Al estallar en tus pupilas,
los astros me alcanzarán la paz. 

GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario