lunes, 23 de octubre de 2017

Duma da dum




Duma da dum
dices y los jeroglíficos se vuelven pájaros
y duman y duman 
da dum.

 En este hecho de vivir,
cuántos cadáveres caen como lluvia
desde el  centro del sol

Du
Ma
Da
Dum

repites mientras cacarea la tarde
desafiante,
entre pendones y rostros de guerreros.

Da da di
Da da do
Da da du

Llueve mientras el silencio se concentra en un trozo de nube
y los aguaceros se retiran a un punto del cuarto
desde donde me miras desnuda,
con los milenios colgando de tu espalda
y en cada amor que nos recorre
la vejez gana una medalla
y una mano huesuda, achicharrada
nos va tejiendo
 desde el futuro
donde dadim dadam dadom
suena el balón 
de los milenios
de los instantes 
y en el  tiempo remoto, indefinido
encontramos el punto reptilínio
que olvidara la estrella 
dentro de la poceta de porcelana; que olvidara,
en  el último rincón del jardín
donde se abalanzan las lluvias de mañana
y trepa  el sol. 


GOCHO VERSOLARI
Publicar un comentario