viernes, 6 de octubre de 2017

En el salado orbe de los pájaros






En el salado orbe de los pájaros
el mundo se abriga
con el edredón violeta de la tarde.

En tanto los cabellos del cielo
gotean mechas y panes sobre el pavimento
que acaban de pisar tus pies desnudos
dejando esas huellas 
que sólo pueden ver mis ojos. 
(Afirmaste alguna vez
 que tus pisadas,
que todas tus pisadas
se dirigían a mi cuerpo ,
enhiesto en esta tarde,
cargado de piedras y de años,
de bueyes, de manzanas,
de panes y de estrellas). 

Un mechón de primavera
se acurrucará en el centro de la planta
de tu pie derecho
y caminarás con él
y treparás las colinas del hielo...

El poeta hablará de la abubilla,
y con su voz 
regurgitarán los trinos 
en las entretelas de la brisa

Hay un gusto salobre en el invierno,
hay un pan gigante que se tiende
cuando te detienes en la cima exacta 
de tu dolor grisáceo
y miras al sur, 
a las bandadas que se acercan y se alejan
en esa mezcla de baile,
de apartarse de la sal
y de beber los cristales con las ansias
que día a día llegan  del empíreo

...en el salado orbe de los pájaros,
el deshielo cuelga pendones azules
 llueven los goces en el mediodía
y el sol estalla...

Arañan tus empeines las estrellas.

GOCHO VERSOLARI

Publicar un comentario